LOS 3 TIPOS DE INTERPRETACIÓN Y SUS USOS

A diferencia de las traducciones, la interpretación es un arte que requiere de agilidad mental y oral, pues se realiza en tiempo real, frente a un público que escucha atentamente, y que además observa el lenguaje corporal de las personas que tienen de frente.

El lenguaje es más que lo que decimos. Es también aquello que no se dice: las pausas, los gestos y ademanes de quien habla. Y por supuesto, el volumen, velocidad e intensidad con que se dicen ciertas palabras. Un mal uso de estas cualidades pueden modificar enteramente la intención de un mensaje.

Por eso, interpretar es tarea exclusiva de quienes dedican su vida a comprender culturas más que idiomas.

El intérprete es quien tiene la misión de transmitir un discurso de la forma más fiel que sea posible, de acuerdo al espacio y el público al cual se dirige. Ambos sujetos pueden venir de países con ciertas costumbres o valores que para el otro no signifiquen lo mismo.

Además de estos factores, es importante precisar que el tipo de interpretación a utilizar también jugará un papel importante en la transmisión del mensaje.

Existen tres tipos de interpretación que deberán usarse en distintos escenarios según la naturaleza del evento a interpretarse: del tiempo que se dispone y de las necesidades que detecten tanto quien solicita el servicio, como el propio intérprete.

Interpretación simultánea

Es aquella que se realiza íntegramente y al momento, con ayuda de un equipo de interpretación simultánea, es decir, con apoyo de una cabina aislante, micrófono y receptores para la audiencia.

Su principal ventaja es que permite una interpretación en tiempo real y completa del discurso, aunque para ello, requiere de por lo menos dos intérpretes y de la instalación de un equipo de interpretación simultánea y esto representa un mayor costo en la renta del equipo.

Sin embargo, este tipo e interpretación es ideal para conferencias y clases magistrales, así como simposios y congresos.

Interpretación consecutiva

Este tipo de interpretación es fiel en cuanto al mensaje, pero no es textual pues se realiza por bloques. En estos casos, el intérprete espera a que el expositor de un mensaje y luego él lo replica en el idioma deseado. Conserva la idea, pero a diferencia de la interpretación simultánea, puede omitir palabras, cuando así lo considere el intérprete.

Su ventaja es que no requiere de equipo, más allá del intérprete y un micrófono, sin embargo, es importante notar que es un poco más tardado y menos fiel a comparación de la opción anterior.

Se recomienda en sesiones de grupos pequeños, como puede suceder para reuniones de trabajo, donde hay mayor flexibilidad por parte de quien habla y quien escucha.

Interpretación a la vista

Se realiza cuando se da lectura directa de un documento en otro idioma. Imaginemos que este fue escrito en inglés. El intérprete entonces lo traduce al español mientras va leyéndolo.

Su ventaja es que acelera los tiempos. Es práctico cuando se trata simplemente de comprender los contenidos de un documento. Y de tomar decisiones al instante, pues por su cualidad oral, la traducción no perdura.

¿Listo para escoger el tipo de interpretación que más te conviene? En Dialéctica contamos con cada uno de estos servicios y sabemos que podemos asistirte. Contáctanos para ver cómo y en qué podemos ayudarte.

Leave Comment